tecnicas-para-relajar-el-sistema-nervioso-central
Relajar el sistema nervioso central
21 febrero, 2017
no-confundas-mi
Frases y Pensamientos
25 marzo, 2017

Vivir con incertidumbre

incertidumbre

¿Por qué nos mata la incertidumbre?

Nuestro cerebro se lleva muy mal con la incertidumbre. Preferimos conocer cuanto antes una mala noticia que vivir con la posible duda de si será buena o no. Supongo que todos lo hemos vivido en nuestras carnes y una vez más, la medicina y la psicología se han puesto manos a la obra para confirmarnos que esto es así.

Vivir con incertidumbre

Nuestra mente prefiere la certeza aunque sea de malas noticias, a la incertidumbre de una posible noticia positiva

En una investigación llevada a cabo, sometieron a unos participantes a una serie de 20 descargas eléctricas. Un grupo sabía que recibiría un shock intenso en cada descarga, mientras que el otro sabía que recibiría 17 descargas moderadas y 3 intensas, pero desconocía cuándo tendrían cada una de ellas. Pues bien, ¿quiénes tenían más miedo al comienzo de la investigación? Los resultados demostraron que los participantes que sabían que existía una pequeña posibilidad de recibir una descarga intensa se mostraron más atemorizados –sudaron más y su corazón latió más rápido- que aquellos participantes que conocían al 100% que iban a recibir una descarga intensa.

Vámonos a otra investigación. Esta vez sin la amenaza de las descargas eléctricas pero con una enfermedad incómoda de fondo. La colostomía es un proceso quirúrgico desagradable de reorganización del colon que hace que las sustancias de desecho del organismo se expulsen a través deuna cánula insertada en el abdomen. Un estudio realizado en la Universidad de Michigan investigó a pacientes con colostomías permanentes y colostomías posiblemente reversibles. Seis meses después de la operación, los pacientes cuya situación era permanente se mostraron más felices que aquellos que pensaban que algún día podrían volver a la normalidad. ¿Por qué? Porque los primeros tenían una certeza y pudieron aceptar su situación, mientras que los segundos vivieron en la incertidumbre sin aceptar su situación y con la promesa de volver algún día a la normalidad. De nuevo, una interesante conclusión.

Somos capaces de adaptarnos a una situación incómoda una vez que hemos eliminado cualquier incertidumbre a su alrededor.

Vivir con incertidumbre

CONCLUSIÓN:
Cuando se trata de noticias poco agradables, nuestros cerebros prefieren saber, porque solo de esta manera pueden aceptar la situación, hacerle frente y superarla.

Si te enfrentas a la incertidumbre ante una posible mala noticia, ponte en la peor de las situaciones y desarrolla un plan de acción B. La incertidumbre no desaparecerá pero al menos, habrás podido reducir su impacto.

Si te enfrentas a una situación aparentemente desagradable es importante recordar que podemos ser capaces de reconstruir nuestra felicidad pasado un tiempo una vez que hayamos reducido la incertidumbre inicial.

[Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]

(882) Lecturas