Tercera fase ejercicios Yoga

curso-yoga-cuarta-clase
Fin de la Sesión de Yoga
5 diciembre, 2013
cuarta-clase-yoga
Segunda fase ejercicios Yoga
8 diciembre, 2013

Tercera fase ejercicios Yoga

clase-yoga-tercera

EL ARBOL (VRKSASANA)

asana-el-arbol-vrksasana-akirelax

Mejora el equilibrio y la postura del cuerpo, realza la figura. Fortalece la musculatura de las piernas. Las posturas de equilibrio refuerzan nuestra armonía interior y la seguridad en nosotros mismos. Ayudan a encontrar el equilibro.

Colócate de pie, junta las piernas. Flexiona la pierna derecha y apoya la planta del pie sobre el muslo izquierdo. Al principio no subas los brazos, realiza el ejercicio primero en equilibrio con las piernas, cuando te sientas seguro junta las palmas de las manos y mantenlas en la cintura, si avanzas en la postura pásalas por encima de la cabeza. No te apresures en abandonar la posición. Busque el sentido del equilibrio.

Beneficios:
– Fortalece los muslos, pantorrillas, tobillos y la columna vertebral.
– Estira el interior de los muslos, las ingles, pecho y hombros.
– Mejora el equilibrio.
– Reduce el dolor ciático y los pies planos.
– Aporta seguridad en uno mismo y equilibrio emocional.

La Pinza – Pachimotanasana

asana-yoga-pachimotanasana-akirelax-curso-online

Con esta asana sentirás el profundo efecto que tiene en el cuerpo, te darás cuenta de que hay pocas formas más profundas de estirar todos los músculos de la espalda.

La introspección en la que nos embarcamos cuando hacemos este asana es muy intensa. Es una postura en la que aprendemos a interiorizar, a observar qué hay en nuestra mente, a conocernos con más intensidad.

A nivel muscular, añadiendo algo más a lo que ya sabemos sobre el estiramiento de la espalda, debemos decir que los dos nervios ciáticos reciben una uniforme (siempre que los pies estén juntos y a la misma altura, además de llevar la punta de los píes hacia arriba) estiramiento desde su zona sacra hasta la puntas de los pies.

Otras zonas musculares que reciben estiramiento son los cuadrados lumbares, el iliocostal, el dorsal, el trapecio inferior, el glúteo, los isquiotibiales y gemelos, entre otros.

La presión que ejerce este asana en la zona abdominal, con el consecuente masaje en todos sus órganos, es de inestimable beneficio para estimular, desintoxicar y mejorar el funcionamiento del hígado, estómago, páncreas, bazo e intestinos. La vejiga, aquí, recibe un profundo masaje gracias a la contracción del psoas iliaco y cuadriceps, sin olvidar que esta presión y masaje podemos ampliarla aplicando una llave energética activando los músculos pubocoxigeos.

Torsión o Ardha Matsyendrasana

asana-torsion-ardha-matsyendrasana

[one_half]También puedes practicar la asana Ardha Matsyendrasana o media torsión espinal que fortalecerá tu columna vertebral, tu hígado y los riñones.

Recuerda que esta pose deberás practicarla bajo la vigilancia de un instructor especializado en yoga. De rodillas, siéntate con las piernas extendidas y coloca el talón derecho debajo del muslo izquierdo.

Pasa tu pie izquierdo sobre el muslo derecho y apoya la planta del pie en el suelo. Gira el hombro de modo que la rodilla izquierda quede debajo de la axila derecha.

Finalmente dobla el brazo izquierdo y pásalo por detrás de tu espalda logrando la torsión completa.[/one_half][one_half_last]

[/one_half_last]

La práctica de yoga, más allá del beneficio sobre el cuerpo físico, puede llegar a aclarar el cielo que cubre tu mente para, un día y sin saber cómo ha llegado, encontrar la luz que tan dichoso nos hace a todos.
Hablo de estar simplemente “en paz” de tener “calma y sosiego en tu interior” de saber que “tienes el poder de seguir aportando calma y equilibrio a todas las cosas animadas e inanimadas que te rodean”.