dolor-amor
El dolor del desamor. Como se siente una decepción amorosa Tan dolorosa como una quemadura.
10 diciembre, 2013
filosofias-budistas-filosofos-budismo
Filósofos budistas
10 diciembre, 2013

Nietzsche y el sentido del humor

Friedrich-Nietzsche

Nietzsche es uno de los pensadores más significativos de la modernidad.
Su filosofía influencia por los clásicos y Schopenhauer, defencía la necesidad de crear nuevos valores, el sentido del humor era uno de ellos.

“La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar” decía Nietzsche.

Ver la parte divertida de las cosas, tomar distancia, permite que nos ríamos de situaciones que quizá no tendrían gracia y mejora nuestra disposición a la hora de buscar soluciones.

Además “verse” y “ver a los demás” con la benevolencia que otorga el buen humor denota sabiduría de corazón.

Hasta en los contratiempos y desavatares se reconforta acudiendo al sentido del humor

Nietzsche y el sentido del humor

El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo.

Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti.

La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.

Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes.

Tener fe significa no querer saber la verdad.

No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada.

La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano.

En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.

Yo necesito compañeros, pero compañeros vivos; no muertos y cadáveres que tenga que llevar a cuestas por donde vaya.

Para llegar a ser sabio, es preciso querer experimentar ciertas vivencias, es decir, meterse en sus fauces. Eso es, ciertamente, muy peligroso; más de un sabio ha sido devorado al hacerlo.

La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.

Todo el que disfruta cree que lo que importa del árbol es el fruto, cuando en realidad es la semilla. He aquí la diferencia entre los que creen y los que disfrutan.

Creo que los animales ven en el hombre un ser igual a ellos que ha perdido de forma extraordinariamente peligrosa el sano intelecto animal, es decir, que ven en él al animal irracional, al animal que ríe, al animal que llora, al animal infeliz.

¿Es el hombre sólo un fallo de Dios, o Dios sólo un fallo del hombre?.

La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte.

Friedrich Nietzsche

Filosofía

(680) Lecturas